El Honda Monpal esconde una sofisticada ingeniería. El vehículo dispone de un ordenador que permite:

•Detectar y memorizar cualquier anomalía que se pueda presentar durante el funcionamiento, para facilitar el diagnóstico del servicio técnico, lo que permite reducir los tiempos de parada para el mantenimiento.

•Guardar un histórico del mantenimiento realizado, lo que es una garantía del servicio para el usuario.

•Controlar los elementos de seguridad activa, tales como la reducción automática de la velocidad que se activa tanto en giros como en descensos, permitiendo evitar caídas accidentales.

•Optimizar el consumo de energía, gracias a lo cual el vehículo goza de autonomía suficiente para no tener que preocuparse durante los desplazamientos. De todos modos, la batería puede cargarse en cualquier enchufe doméstico.

Además, una unidad de carga computerizada controla en todo momento el estado de las baterías. Al mismo tiempo, previene de las sobrecargas de tensión e impide que el vehículo arranque mientras se encuentre enchufado a la red eléctrica.